¿Cómo debería reaccionar Nintendo ante las continuas críticas a Wii U

Comparte si te gusta

Los últimos ataques llevados a cabo por Activision se unen a una semana muy dura para la consola doméstica de Nintendo, que ha visto cómo comienza a agotarse su crédito entre las terceras compañías. Mientras las desarrolladoras achacan el problema al sistema interno, las distribuidoras se fijan en los malos resultados en venta ¿Cómo ha de reaccionar Wii U?

Sobre todo si quiere mantenerse en primera línea y no convertirse, como hemos dicho en alguna ocasión, en una plataforma residual. Porque si ahora está mostrando serios problemas para que las diferentes compañías sigan apostando por ella, el panorama se complicará aún más con la llegada de las plataformas de próxima generación.

Y no sólo porque éstas traerán una mejora gráfica sustancial, sino porque parecen mostrarse, al menos en el caso de PlayStation 4, una mayor complicidad con las desarrolladoras a la hora de ofrecer una arquitectura que se amolde más a las necesidades de éstas. En resumen, que son capaces de ofrecer muchas más facilidades de desarrollo que lo que ofrecen las actuales consolas, incluida la de Nintendo.

Y es ésta una de las principales críticas que le han llovido esta última semana por parte de los diferentes estudios. Es el caso de Avalanche Studios, que recientemente atacó con dureza a la consola al considerarla como “una máquina que recoge polvo”, para expresar el abandono al que la tiene sometida, dadas las dificultades para trabajar tanto con ella como con la propia Gran N.

También su potencia ha comenzado a ponerse en cuestión por las desarrolladoras. La última de ellas, DICE, quien confirmaba públicamente la incapacidad de la consola de poder hacer funcionar un producto sacado de su nuevo motor gráfico, Frosbite 3, como justificación para no estrenar en ella su Battlefield 4.

También entre las productoras

Por parte de las distribuidoras, el problema reside, lógicamente, en las ventas, donde la consola está claramente por debajo de las expectativas. Ello ha llevado a muchas a comenzar a retirar su apoyo, incluidas las que en un principio se habían mostrado como las más entusiastas. El caso más llamativo, la espantada de Electronic Arts, que menos de un año después de mostrar los beneficios de la nueva consola para sus juegos, especialmente deportivos, ha anunciado que sus próximos grandes títulos no llegará a aquélla.

La última en adherirse a estos ataques a la consola ha sido Activision, cuyo presidente Bobby Kotick, afirmaba recientemente que parte de los resultados negativos (siempre dentro de un superávit) que ha registrado la compañía se debe al “decepcionante estreno de Wii U”.

Los apoyos continúan

No obstante tampoco está perdido con respecto a las terceras compañías, pues no todas las distribuidoras la han dejado de lado, y en este sentido vemos cómo Ubisoft sigue apostando por las novedades que trae para sus principales títulos, como Assassin’s Creed IV o Watch Dogs. eso sí, la continuidad de esa colaboración una vez estrenada la next gen dependerá de su posterior comportamiento.

Pero incluso entre las desarrolladoras se pueden apreciar ciertas alabanzas. Es el caso de Slighty Mad Studios, quienes recientemente defendieron la propuesta de la consola y su GamePad como una quizá la opción más realista de disfrutar de su largamente esperado Project CARS.

Incluso la propia Avalanche, a pesar de sus duras declaraciones, reconocía las cualidades de la consola, especialmente esa propuesta por un tipo de juego diferente, al tiempo que anunciaba que no renunciarían a trabajar con ella si sus responsables introdujeran una serie de cambios.

La respuesta desde Japón

¿Qué debería hacer la compañía de Kioto? Como hemos dicho en más de una ocasión, la llegada de grandes títulos será clave para ello, pero atendiendo a cómo está actualmente la situación, esos grandes juegos deberán ser de cosecha propia, como un nuevo Mario Kart o Zelda, que harían mirar con mejores ojos a la consola.

Pero ello les llevaría de nuevo a un mercado cerrado. Y quizá una gran opción sería introducir cambios estructurales. Es decir, lanzar una nueva versión de la consola con una arquitectura más adecuada y accesible a las desarrolladoras. Lógicamente, ello conllevaría un gran esfuerzo financiero, pero podría ser una solución viable para volver a acercar a las terceras desarrolladoras, y explotar.

Una tercera opción sería el ya mencionado en muchas ocasiones recorte en el precio de la consola, aunque quizá ello sería simplemente un pequeño parche si que tuviera continuidad a largo plazo.

¿Qué debería hacer Nintendo? ¿Cuál de las tres opciones sería la más adecuada para relanzar la desarrolladora? ¿Hay otra opción? ¿Es posible la recuperación de la consola? Seguimos insistiendo en que los próximos meses serán cruciales para averiguarlo.

El artículo ¿Cómo debería reaccionar Nintendo ante las continuas críticas a Wii U? se publicó en GamerZona.

¿Cómo debería reaccionar Nintendo ante las continuas críticas a Wii U?. ¿Cómo debería reaccionar Nintendo ante las continuas críticas a Wii U?.

Leer más: ¿Cómo debería reaccionar Nintendo ante las continuas críticas a Wii U

Seo optimization from 3D WebDesign Seo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lost Password